lunes, 9 de enero de 2017

El crecimiento y las limitaciones del tarotista

Lo reconozco, soy imperfecto y tengo limitaciones.

Considero que la primera reflexión que ha de hacer alguien cuando se dedica a este mundo es saber hasta dónde llega o quiere llegar, y no agobiarse excesivamente si hay cosas que, simplemente, no es capaz de ver en las cartas.

El tarot es un oráculo que nos puede dar muchísima información y detalles, pero eso también va a depender del nivel de conocimiento y de desarrollo espiritual de cada persona. Hay por ejemplo, tarotistas que han aprendido este arte leyendo un libro y otros que no han leído uno en su vida y que no les hace falta; los primeros han aprendido y los segundos tienen esa capacidad innata.

También hay ocasiones donde, a un tarotista, no se le da información sobre una determinada persona (aunque habitualmente sí se le dé), y eso se percibe porque las cartas en ese momento dan una serie de mensajes contradictorios y sin sentido. A mí esto me ha sucedido y se puede deber a dos razones:

1. El tarotista no ha logrado concentrarse lo suficiente en la cuestión que se pregunta.
2. El tarot no quiere dar la información porque no es el momento o porque la persona no está preparada para recibirla.

Evidentemente, a medida que se practica, en el tarot se van desarrollando habilidades y conocimientos, pero siempre hay que partir de la base de que esto es un aprendizaje continuo y que, si no se ve algo aunque te lo pregunten, lo mejor es no obsesionarse y hacérselo saber al consultante. El ritmo de crecimiento espiritual de cada persona es diferente y hay que respetarse a sí mismo.

Bien, espero que esta entrada os haya gustado. ¡¡Nos vemos en la próxima!!





miércoles, 4 de enero de 2017

La idea de integración en el tarot

En este post quiero desarrollar la idea de integración que contiene el tarot Rider Waite, entendiendo como tal la unión y manejo de las diferentes energías.

Si miramos observamos detenidamente la secuencia de los arcanos mayores, repararemos en que hay tres momentos en los que se representan los cuatro elementos agrupados: El Mago, La Rueda de la Fortuna y El Mundo, aunque de formas diferentes.

En el Mago se representan los cuatro elementos a través de los palos de la baraja española (bastos-fuego, copas-agua, espadas-aire, oros-tierra) sobre una mesa, a disposición de nuestro personaje que cuenta con la varita mágica para activarlos a voluntad. En este paso tenemos una energía y las capacidades para movilizarla, pero aún no lo hemos hecho.

En la Rueda de la Fortuna, esas energías también están representadas por los cuatro elementos, pero de una forma más sutil a través del tetramorfos de la tradición cristiana (hombre-agua águila-aire, toro-tierra, león-fuego) al que se le atribuía un evangelista por elemento, pues tampoco es casual que sean cuatro los evangelios aceptados por la Iglesia Católica. En este momento hay una integración debida a una ayuda divina, pero ésta es momentánea y depende de la constancia de la persona consultante que ésta se mantenga a lo largo del tiempo.

En El Mundo la integración representa una vez más al tetramorfos, pero a diferencia de la Rueda de la Fortuna, aquí se ha hecho un trabajo consciente y se han pasado todas las etapas arquetípicas necesarias hasta llegar al objetivo final, de ahí que el personaje que está en el centro del arcano porte dos varitas mágicas y no una, dado que ahora es capaz de generar su propia realidad.

En el resto de los arcanos mayores no es que no podamos ver las diferentes energías, pero lo que sí sucede es que acostumbra a haber una representada por algún elemento que predomina sobre las demás.

En la próxima entrada intentaré hablar algo más sobre el protagonismo de los elementos en cada arcano mayor. Nos vemos.


domingo, 1 de enero de 2017

Los colores en el tarot

En esta entrada deseo hacer un resumen, somero, de cúal es la influencia de los colores a la hora de interpretar el tarot.

En primer lugar, es importante tener en cuenta que la influencia de los colores al hacer una lectura tiene que ser indirecta y, ante todo, orientativa. A nivel general se suelen asociar unos determinados valores a tal o cual color, pero no hay que olvidar que existen convenciones culturales que los pueden hacer variar. En este sentido, es especialmente importante recordar que la mayor parte de las barajas son de origen occidental, al principio Mediterráneo y ya más adelante también anglosajón.

Probablemente sea la de Marsella la baraja que más ha trabajado con el simbolismo de los colores en el tarot hasta el punto de darles una gran importancia. Cuando se quiere entender el significado de un arcano mayor se tendrá que tener una especial atención a ese punto; por ejemplo, en el arcano XIII o Sin Nombre habrá que observar que, aunque externamente parece que estemos viendo un esqueleto, el color nos indicará que se trata de un ser encarnado, matiz en el que solo repararemos si prestamos atención al color con el que está pintado. Ese detalle ya cambia en gran medida la interpretación que tendremos que hacer del mensaje.

En el caso del tarot Rider Waite no significa que los colores carezcan de importancia, pero sí es verdad que la información es más fácil de reconocer y menos sutil. Es bastante común que en algunos arcanos se utilicen composiciones con los tres colores que se han considerado tradicionalmente primarios (rojo, amarillo y azul) para representar diferentes tipos de energía, siendo la roja la más ejecutiva y la azul la más pasiva, estando la dorada como una energía de vida o plasmación. Dos arcanos donde se utiliza esta lógica son La Rueda de la Fortuna y El Golgado. Por regla general, sin embargo, en este tarot no se suele hacer una lectura tan combinada de los colores.

Mi consejo es que, cuando aprendemos a utilizar una baraja, observemos los colores de las ilustraciones pero sin obsesionarse, puesto que el tiempo y la experiencia nos irán dando información complementaria. Quiero remarcar que el significado de los colores no es unívoco y que, por lo tanto, ahí ya entrará un cierto factor subjetivo dependiendo también de la persona.

Espero que la entrada haya sido de vuestro agrado. ¡¡Nos vemos en la próxima!!




jueves, 29 de diciembre de 2016

La Torre como fin abrupto

Si hay un arcano que tenga una consideración mayoritariamente negativa, ese es el de la Torre. Aunque siempre he sostenido que no hay arcanos unívocamente positivos o negativos, sí es cierto que hay una energía perturbadora del statu quo.

Como ya expliqué en la entrada referida a las cartas de cambio, en la Torre tenemos una caída de algo que ya se estaba larvando pero que, de repente, eclosiona de forma violenta e inesperada. Una historia común que se me ocurre es la de matrimonios que han entrado en una fase de rutina y calma chicha durante años hasta que un día de repente, y de forma aparentemente "inexplicable", una de las personas pide el divorcio o marcha del domicilio conyugal sin que haya terceras personas. Lo que ha sucedido es que de forma silente se habían dado las condiciones para que ese corte brusco sucediese. La diferencia que podemos encontrar, pues, con la muerte, es que aquí también puede haber una finalización de algo viejo, pero sería vivido de forma diferente por cada uno de los cónyuges:

- Para el cónyuge que pide la separación, en este caso sí que se podría decir que el arcano que representa su momento vital es el de la muerte porque da un paso que para él ya era necesario.

- Pero para la otra persona, cuando todo iba aparentemente en calma, el arcano que representará esta situación será el de la torre, pues se desmoronará una estructura que preveía, no iba a desaparecer.

Como podemos ver, ante una misma situación, ambas personas la experimentarán desde diferentes arcanos mayores.

Quizás la principal diferencia que podemos advertir entre la ilustración del tarot Rider Waite y el de Marsella (además del nombre, en Marsella es "la casa de Dios") es que en el Rider Waite la destrucción se genera aparentemente por un factor externo (rayo) mientras que en el Marsella es interno; de todas formas, si entendemos la relación entre divinidad y cosmos, no nos costará ver que no es una diferencia sustancial.

Otra cuestión que tiene La Torre es que indica la necesidad de empezar de nuevo bajo pilares diferentes porque lo viejo ya no va a valer y habrá que reinventarse. Es curioso que incluso en las pocas acepciones positivas que tiene este arcano también se nos está hablando de un cambio de nuestro statu quo (como hogar).

Espero que os haya gustado esta entrada. ¡Nos vemos en la próxima!

domingo, 25 de diciembre de 2016

Agradecimiento


Como estamos en Navidad, he decidido utilizar el simbolismo de esta fecha para reflexionar sobre aquellas personas que nos ayudan en nuestro proceso de desarrollo personal.

En un primer momento tendemos a ver las cosas en blanco y negro porque las emociones (tanto positivas como negativas) nos ofuscan, y solo el tiempo y la experiencia nos ayuda a integrar las situaciones. Sin embargo, a estas alturas llego a la conclusión de que todo lo que me ha sucedido en la vida me ha servido para aprender y todas las personas que han pasado por ella han hecho la función de Maestros.

Maestros son mis seres queridos porque me dan su cariño y me enseñan la significación del bien, no solo como idea sino también como realidad conmensurable.

Pero Maestros también son aquellos seres que me han hecho daño porque me enseñan aquello que yo no deseo en mi vida, e incluso aquello que no deseo para mis semejantes.

Muchas veces, he pensado en mi vida que las malas experiencias no servían para nada más que sufrir; ¡¡cuán equivocado estaba!! Más allá del hecho de que la física cuántica ya demuestra que tenemos la capacidad de generar nuestra propia realidad, estas malas experiencias nos sirven para conocer la parte más bonita de nuestro ego, tan denostado por algunas corrientes de la espiritualidad, aquella que carece de dobleces y que tiene un conocimiento instintivo de aquello que le gusta y aquello que no.

La vida es un camino de aprendizaje con partes bonitas y otras que no lo son tanto, pero el cómo nosotros planteamos este recorrido es la clave para ser felices. Con lo que quiero dar las gracias de corazón a mis seres queridos y a aquellas personas que, sin serlo, me han enseñado lecciones de vida.

Bien, espero que esta entrada os haya gustado. ¡Felices Fiestas!


jueves, 22 de diciembre de 2016

Las Sagradas Escrituras y el tarot

Antes de hablar del tema que quiero tocar hoy, he de decir que la conclusión a la cual llegué parte de una interpretación intuitiva y que, en ningún caso, se desea ofender a nadie ni a ninguna creencia.

Más allá del origen iniciático del tarot y que parte de su filosofía se puede coger desde el Antiguo Egipto, el peso del cristianismo es enorme y decisivo para entender la configuración de los arcanos mayores, sobre todo en las barajas más antiguas.

Hoy voy a enumerar los diferentes arcanos mayores del tarot de Marsella que responden a iconografía claramente bíblica:

El Papa- Líder de la Iglesia Católica que, en sus orígenes, era un patriarca más.
El Diablo- Ángel caído en la iconografía cristiana.
La Maison Deux (La Torre en otros tarots)- La traducción sería "la Casa de Dios", y hace referencia al mito de la Caída.
El Sol- Hace referencia al nacimiento de Jesucristo, equivalente al festival del Sol Invictus en la Antigua Roma.
El Juicio- Ha referencia al momento del Juicio Final reflejado en la escatología cristiana.
El Mundo- Sería la llegada y estancia en el reino de los Cielos cristiano.

Como vemos, casi un tercio de los arcanos mayores responden claramente a iconografía judeocristiana, con lo que es muy difícil negar su influencia e importancia a la hora de descifrar claves del tarot. Además, el hecho de que las primeras barajas apareciesen en países de cultura católica refuerza mi tesis de que, en cualquier caso, el cristianismo aportó un bagaje muy importante a la hora de realizar las primeras barajas allá en los siglos XIV y XV.

Bien, espero que esta entrada os haya interesados. ¡Nos vemos en la próxima!





viernes, 16 de diciembre de 2016

Cómo entender la energía de la Luna

Me interesa hablar, en este post, de un arcano mayor que tiene muy mala fama y que considero que, en parte, se debe a que falta explicarlo mejor.

Cuando vemos la carta de la Luna, sea en el tarot de Marsella o en el Rider Waite, el mensaje primero que percibimos es de inquietud, de temas ocultos que emergen y, en cualquier caso, de zozobra. De todas formas, es importante anotar ambas cosas para desmitificarla.

1. En primer lugar, hay que tener en cuenta que la Luna siempre ha estado asociada a la parte femenina por temas como la menstruación (que sigue ese ciclo) y, probablemente, el hecho de haber vivido en sociedades de tipo patriarcal y masculino haya contribuido a que este arcano tenga mala fama.

2. En segundo lugar, este arcano, como todos los del tarot, tiene una serie de vertientes positivas que no se han tenido en cuenta y que voy a comentar.

El arcano de la Luna nos da un primer mensaje, que es el de tener precaución ante una situación que se nos presenta, trabajo o negocio que nos ofrecen, relaciones que iniciamos... porque lo que se nos transmite es que hay elementos ocultos que acabarán emergiendo. Por lo tanto, este arcano no supone ninguna condena sino que es una llamada de atención a que veamos las situaciones de forma más exhaustiva antes de tomar ninguna decisión. También nos habla de situaciones de tensión mental o angustia que está pasando una persona, tanto pasajeras como más alargadas en el tiempo (depresión).
Además , y si le buscamos vertientes positivas, puede hablarnos de un posible embarazo deseado o también de un trabajo nocturno que es lucrativo. Como siempre digo, no hay un solo arcano del tarot universalmente positivo o negativo.

Dentro del camino evolutivo del tarot, la Luna es el último aviso de precaución que nos encontramos ante cartas sucesivas que ya son claramente de triunfo, como el Sol, el Juicio Universal y el Mundo. Lo que nos dicen es que ya lo hemos hecho casi todo y que solo nos falta el último paso de integración entre nuestro ego y ser superior para probarnos a nosotros mismos que hemos entendido el significado de este viaje de evolución.

Espero que os haya gustado la entrada. Nos vemos. :)