jueves, 29 de diciembre de 2016

La Torre como fin abrupto

Si hay un arcano que tenga una consideración mayoritariamente negativa, ese es el de la Torre. Aunque siempre he sostenido que no hay arcanos unívocamente positivos o negativos, sí es cierto que hay una energía perturbadora del statu quo.

Como ya expliqué en la entrada referida a las cartas de cambio, en la Torre tenemos una caída de algo que ya se estaba larvando pero que, de repente, eclosiona de forma violenta e inesperada. Una historia común que se me ocurre es la de matrimonios que han entrado en una fase de rutina y calma chicha durante años hasta que un día de repente, y de forma aparentemente "inexplicable", una de las personas pide el divorcio o marcha del domicilio conyugal sin que haya terceras personas. Lo que ha sucedido es que de forma silente se habían dado las condiciones para que ese corte brusco sucediese. La diferencia que podemos encontrar, pues, con la muerte, es que aquí también puede haber una finalización de algo viejo, pero sería vivido de forma diferente por cada uno de los cónyuges:

- Para el cónyuge que pide la separación, en este caso sí que se podría decir que el arcano que representa su momento vital es el de la muerte porque da un paso que para él ya era necesario.

- Pero para la otra persona, cuando todo iba aparentemente en calma, el arcano que representará esta situación será el de la torre, pues se desmoronará una estructura que preveía, no iba a desaparecer.

Como podemos ver, ante una misma situación, ambas personas la experimentarán desde diferentes arcanos mayores.

Quizás la principal diferencia que podemos advertir entre la ilustración del tarot Rider Waite y el de Marsella (además del nombre, en Marsella es "la casa de Dios") es que en el Rider Waite la destrucción se genera aparentemente por un factor externo (rayo) mientras que en el Marsella es interno; de todas formas, si entendemos la relación entre divinidad y cosmos, no nos costará ver que no es una diferencia sustancial.

Otra cuestión que tiene La Torre es que indica la necesidad de empezar de nuevo bajo pilares diferentes porque lo viejo ya no va a valer y habrá que reinventarse. Es curioso que incluso en las pocas acepciones positivas que tiene este arcano también se nos está hablando de un cambio de nuestro statu quo (como hogar).

Espero que os haya gustado esta entrada. ¡Nos vemos en la próxima!

domingo, 25 de diciembre de 2016

Agradecimiento


Como estamos en Navidad, he decidido utilizar el simbolismo de esta fecha para reflexionar sobre aquellas personas que nos ayudan en nuestro proceso de desarrollo personal.

En un primer momento tendemos a ver las cosas en blanco y negro porque las emociones (tanto positivas como negativas) nos ofuscan, y solo el tiempo y la experiencia nos ayuda a integrar las situaciones. Sin embargo, a estas alturas llego a la conclusión de que todo lo que me ha sucedido en la vida me ha servido para aprender y todas las personas que han pasado por ella han hecho la función de Maestros.

Maestros son mis seres queridos porque me dan su cariño y me enseñan la significación del bien, no solo como idea sino también como realidad conmensurable.

Pero Maestros también son aquellos seres que me han hecho daño porque me enseñan aquello que yo no deseo en mi vida, e incluso aquello que no deseo para mis semejantes.

Muchas veces, he pensado en mi vida que las malas experiencias no servían para nada más que sufrir; ¡¡cuán equivocado estaba!! Más allá del hecho de que la física cuántica ya demuestra que tenemos la capacidad de generar nuestra propia realidad, estas malas experiencias nos sirven para conocer la parte más bonita de nuestro ego, tan denostado por algunas corrientes de la espiritualidad, aquella que carece de dobleces y que tiene un conocimiento instintivo de aquello que le gusta y aquello que no.

La vida es un camino de aprendizaje con partes bonitas y otras que no lo son tanto, pero el cómo nosotros planteamos este recorrido es la clave para ser felices. Con lo que quiero dar las gracias de corazón a mis seres queridos y a aquellas personas que, sin serlo, me han enseñado lecciones de vida.

Bien, espero que esta entrada os haya gustado. ¡Felices Fiestas!


jueves, 22 de diciembre de 2016

Las Sagradas Escrituras y el tarot

Antes de hablar del tema que quiero tocar hoy, he de decir que la conclusión a la cual llegué parte de una interpretación intuitiva y que, en ningún caso, se desea ofender a nadie ni a ninguna creencia.

Más allá del origen iniciático del tarot y que parte de su filosofía se puede coger desde el Antiguo Egipto, el peso del cristianismo es enorme y decisivo para entender la configuración de los arcanos mayores, sobre todo en las barajas más antiguas.

Hoy voy a enumerar los diferentes arcanos mayores del tarot de Marsella que responden a iconografía claramente bíblica:

El Papa- Líder de la Iglesia Católica que, en sus orígenes, era un patriarca más.
El Diablo- Ángel caído en la iconografía cristiana.
La Maison Deux (La Torre en otros tarots)- La traducción sería "la Casa de Dios", y hace referencia al mito de la Caída.
El Sol- Hace referencia al nacimiento de Jesucristo, equivalente al festival del Sol Invictus en la Antigua Roma.
El Juicio- Ha referencia al momento del Juicio Final reflejado en la escatología cristiana.
El Mundo- Sería la llegada y estancia en el reino de los Cielos cristiano.

Como vemos, casi un tercio de los arcanos mayores responden claramente a iconografía judeocristiana, con lo que es muy difícil negar su influencia e importancia a la hora de descifrar claves del tarot. Además, el hecho de que las primeras barajas apareciesen en países de cultura católica refuerza mi tesis de que, en cualquier caso, el cristianismo aportó un bagaje muy importante a la hora de realizar las primeras barajas allá en los siglos XIV y XV.

Bien, espero que esta entrada os haya interesados. ¡Nos vemos en la próxima!





viernes, 16 de diciembre de 2016

Cómo entender la energía de la Luna

Me interesa hablar, en este post, de un arcano mayor que tiene muy mala fama y que considero que, en parte, se debe a que falta explicarlo mejor.

Cuando vemos la carta de la Luna, sea en el tarot de Marsella o en el Rider Waite, el mensaje primero que percibimos es de inquietud, de temas ocultos que emergen y, en cualquier caso, de zozobra. De todas formas, es importante anotar ambas cosas para desmitificarla.

1. En primer lugar, hay que tener en cuenta que la Luna siempre ha estado asociada a la parte femenina por temas como la menstruación (que sigue ese ciclo) y, probablemente, el hecho de haber vivido en sociedades de tipo patriarcal y masculino haya contribuido a que este arcano tenga mala fama.

2. En segundo lugar, este arcano, como todos los del tarot, tiene una serie de vertientes positivas que no se han tenido en cuenta y que voy a comentar.

El arcano de la Luna nos da un primer mensaje, que es el de tener precaución ante una situación que se nos presenta, trabajo o negocio que nos ofrecen, relaciones que iniciamos... porque lo que se nos transmite es que hay elementos ocultos que acabarán emergiendo. Por lo tanto, este arcano no supone ninguna condena sino que es una llamada de atención a que veamos las situaciones de forma más exhaustiva antes de tomar ninguna decisión. También nos habla de situaciones de tensión mental o angustia que está pasando una persona, tanto pasajeras como más alargadas en el tiempo (depresión).
Además , y si le buscamos vertientes positivas, puede hablarnos de un posible embarazo deseado o también de un trabajo nocturno que es lucrativo. Como siempre digo, no hay un solo arcano del tarot universalmente positivo o negativo.

Dentro del camino evolutivo del tarot, la Luna es el último aviso de precaución que nos encontramos ante cartas sucesivas que ya son claramente de triunfo, como el Sol, el Juicio Universal y el Mundo. Lo que nos dicen es que ya lo hemos hecho casi todo y que solo nos falta el último paso de integración entre nuestro ego y ser superior para probarnos a nosotros mismos que hemos entendido el significado de este viaje de evolución.

Espero que os haya gustado la entrada. Nos vemos. :)



lunes, 12 de diciembre de 2016

El Mundo como final de un camino

Hoy deseo hablar de un arcano mayor con el que se da por concluido el viaje evolutivo del tarot: El Mundo.

El Mundo supone que hemos llegado al final del principio del viaje que se plantea con El Mago, pues si bien este tiene las capacidades de integrar los cuatro elementos, en El Mundo ya se han integrado con un resultado satisfactorio (a través de las cuatro figuras del Tetramorfos, en las que cada uno representa un elemento) y de triunfo (véase el laurel que rodea a la mujer). La fuerza de la tradición cristiana en el tarot también se ve con evidencia en el hecho de que el personaje está en el cielo, que es la representación de la vida eterna en esta tradición religiosa. Por otra parte, si El Mago contaba con una vara mágica, la mujer de este arcano cuenta con dos.

Un enigma que se plantea muchas veces en el arcano del Mundo es el papel de la mujer, y en algunos casos se ha sugerido que representaría a María Magdalena. En todo caso, e independientemente de esa teoría, lo que sí es cierto es que los arcanos mayores del tarot tienden a ser complementarios y no ha de extrañar que, si al principio del viaje hay un hombre, al final haya una mujer. Esta noción de equilibrio y complementariedad entre las polaridades masculina y femenina la vemos en varios de los arcanos mayores, pues La Emperatriz se complementa con un Emperador, el Sumo Sacerdote con la Suma Sacerdotisa y arcanos como Los Enamorados o El Diablo cuentan con los personajes masculino y femenino representados. Otra teoría es que el personaje es en realidad andrógino dado que no se pueden ver sus genitales; sea como fuere, en ambos casos sería válida la interpretación que hago.

Otro elemento que quería concluir es que considero que El Mundo, hoy en día, hay que tomarlo como una carta de carácter más concreto y que se refiere a la culminación de algún aspecto de nuestras vidas porque, para bien o para mal, nuestra existencia es cada vez más compleja y, por lo tanto, vamos a tener más desafíos que afrontar, tanto en paralelo como sucesivos a través del tiempo.

Bien, espero que os haya gustado esta entrada, ¡¡Nos vemos en la próxima!!


sábado, 10 de diciembre de 2016

Tarot y evolución vital

Recuerdo haber comentado la cuestión del tarot como elemento de evolución vital. No obstante, en esta ocasión quiero comentarlo con un mayor detalle.

Recuerdo que, cuando yo empezaba a consultar a tarotistas, siempre preguntaba "'¿y al final está relación llegará a buen puerto?" y buscaba que me respondieran "sí" o "no". Solía pasar, también, que a medida que develaba cuestiones de esa relación o de mi vida las cosas evolucionaban de manera diferente y ese "sí" se acababa convirtiendo en un "no", y lo mismo se podría aplicar también en proyectos profesionales o personales.

Yo, honestamente, llegaba un momento (como la mayoría de las personas que consultan) que me planteé si me estaban engañando o si, simplemente, me estaban diciendo aquello que quería oír. Y, honestamente, esta es la reflexión que más me hizo dudar a la hora de entregarme a lo que, en el fondo, es mi vida. ¿Era el tarot una engañifa?

Realmente, solo al cabo del tiempo fui entendiendo alguna de las claves del tarot, como por ejemplo, el hecho de que nos refleje una energía que está dada en un momento determinado y que, en la inmensa mayoría de los casos, es susceptible de cambiar. Lo que sucedía es que yo, en muchas ocasiones, me agarraba a aquella predisposición positiva que me indicaba el tarotista (fuese el tema que fuese) y yo no movía ninguna energía para lograr mi objetivo, con lo que, al final, todo aquello se quedaba en el imaginario.

De ahí que, independientemente de la videncia a futuro, entendí que, quizás, el tarot había que plantearlo más como un mapa de evolución vital que como una cuestión que domine tu vida. Y vamos a utilizar para explicarlo algunos ejemplos asociados a los arcanos mayores:

Si, por ejemplo, el arcano que sale predominante es La Justicia, nos indicará un momento de equilibrio o formalización de situaciones (contractuales, legales, laborales, matrimoniales...). Ese será el mensaje que tendremos que entender.

Si el arcano que sale es El Ermitaño, nos indicará la necesidad de reflexionar antes de tomar un determinado rumbo en nuestra vida, pero nosotros somos libres de hacerlo o no.

Precisamente, mucha gente ha querido creer que Carl Gustav Jung era un ocultista (además de uno de los fundadores del psicoanálisis), pero realmente su mayor aportación fue la de develar que en cada arcano mayor del tarot podíamos localizar una determinada situación vital en el proceso de evolución humana. Eso tiene mucho interés porque demuestra que el tarot va más allá de lo que se considera como simple superstición, independientemente de si se cree o no en su carácter adivinatorio, puesto que trata arquetipos que están en el inconsciente colectivo de las personas, es decir, en lo más profundo de su psique.

Por lo tanto, si nosotros entendemos que cada arcano mayor es una oportunidad para entender en qué momento de nuestra vida estamos, tenemos una gran oportunidad de crecimiento personal y de empoderamiento. Por ejemplo, si tenemos en cuenta que nuestro camino empieza en el Mago y acaba en el Mundo, veremos que en determinados momentos estaremos en crecimiento, en estancamiento o en la necesidad de optar. Ser capaces de detectar eso es la clave para nosotros.

Cuesta mucho llegar a esta conclusión, pero una vez que llegué a ella, me reconcilié con el tarot y entendí cómo podía ayudar a otras personas.

Espero que os haya gustado esta entrada. ¡¡Os espero en la próxima!!





martes, 6 de diciembre de 2016

La fuerza como metáfora de la vida

Hoy quiero hablaros de un arcano que, en el tarot Rider Waite, está numerado como el 8, la fuerza. A mí, personalmente, es uno de los que menos me han llamado la atención y, sin embargo, tiene un mensaje poderosísimo que enviarnos.

La fuerza es una mujer bella vestida de blanco (lo cual simboliza pureza) que cuenta con la bendición del Espíritu Santo (representado por el infinito) y que tiene una capacidad curiosa: es capaz de amansar tan solo con la fuerza de las manos a un león. Lo que se nos está transmitiendo es que si conectamos con nuestra esencia divina tenemos todo a nuestro favor para dominar nuestros impulsos más negativos y que nos hacen daño, algo así como "la bestia que llevamos dentro". Es muy recurrente decir que, al final, se trata de conectar con unas capacidades que ya tenemos desde que nacimos pero que, por varias razones, no utilizamos.

Si nos vamos a un significado más profundo, lo que nos permite el arcano de la fuerza es que nuestro ego y nuestro ser más profundo (espíritu, conciencia, ser superior) vayan de la mano y que el primero se ponga al servicio del segundo, utilizando las capacidades de ambos según nos convenga, pero siempre desde una dirección consciente. Si se logra eso, la fuerza es un arcano con una capacidad de crear realidad y transformarla para bien impresionante y es usual ver esta energía en personas con capacidad de liderazgo o con un nivel de autosuficiencia personal alto (bien entendida).

Normalmente, cuando vemos ese arcano en negativo nos estamos refiriendo precisamente al conflicto no resuelto entre ego y ser profundo, porque el primero suele gobernar al segundo con consecuencias negativas para el consultante (nervios, ataques de ira, problemas en las relaciones con los demás...). En todo caso, lo que nos transmite en estos casos es la necesidad de realizar ese aprendizaje.

Espero que os haya gustado esta entrada. ¡¡Nos vemos en la próxima!!


jueves, 1 de diciembre de 2016

El tiempo en el tarot

En este caso quiero tratar uno de los temas más polémicos y que más cola traen cuando trabajamos con el tarot, el horizonte temporal.

En mi proceso personal, tengo que reconocer que esta ha sido una de las cuestiones que más frustración me han generado y que más me ha costado entender, por eso creo importante aclararlo para que aquellos que se quieran acercar a este mundo lo hagan desde una plena consciencia. Es lo mejor para que luego nadie se sienta engañado. Yo antes de echar las cartas también consultaba y sé que en muchas ocasiones buscamos respuestas lo más inmediatas posibles.

El tarot, para mí, tiene una perspectiva de crecimiento personal y, de la misma manera que el oráculo de Delfos en la Antigua Grecia no solía contestar "sí" o "no", creo que lo que más ayuda cuando se hace una tirada es que se dé una respuesta que ayude a que el consultante pueda replantear cómo afrontar situaciones que, en muchas ocasiones, son repetitivas y lo tienen bloqueado en un bucle temporal. De ahí que yo prefiera una visión evolutiva del tarot, más que meramente predictiva y considero que lo ideal es acercarse desde esa actitud. Quizás sea más valioso para ti saber por qué siempre estás en el mismo tipo de trabajo que no te satisface que saber si el jefe te tiene manía en este trabajo en concreto; lo segundo es coyuntural, pero lo primero es estructural y te da la oportunidad de cambiar el paradigma.

Sobre la cuestión concreta del tiempo, algo que suele suceder en muchas ocasiones es que, por H o por B, lo que decimos los tarotistas se demora y se demora, en ocasiones meses o incluso años. La pregunta es, ¿por qué sucede eso? Más allá de cuestiones a muy corto plazo en las que se suele acertar, el problema está en que muchas de las cuestiones que se preguntan son de índole estructural y dependen de la energía que puede mover el propio consultante, y aunque el destino acabará marcando una determinada situación, esta puede ser retrasada por esa energía que pone. Tengo que decir que este tipo de situaciones me las he encontrado muchas veces y por ello suelo remarcar lo relativo que es el tiempo en el tarot.

Espero que esta entrada os haya ayudado a solventar dudas. Un saludo.






miércoles, 23 de noviembre de 2016

El feedback entre tarotista y consultante






Me gustaría hacer una reflexión sobre un tema importante y, por lo general, poco tratado cuando hablamos de tarot: el necesario feedback auténtico entre el tarotista y la persona que va a realizar una consulta.

Cuando hablo de esto, no me estoy refiriendo a que el tarotista y el consultante se hagan amigos (es más, diría que así se pierde objetividad), sino a que haya una predisposición positiva por ambas partes, tanto por aquel que consulta como por aquel que interpreta la tirada. Esa predisposición positiva consiste, ni más ni menos, en tener una apertura emocional y permitir que la tirada fluya de forma natural.

En ocasiones la gente piensa que esto consiste en ser crédulo sin más y en tener que aceptar todo lo que se te diga; a mi modo de ver, nada más lejos de la realidad. Es sano y conveniente que el consultante sea una persona asertiva y crítica con lo que se le dice si lo considera oportuno, pero ir con una predisposición negativa y de bloqueo conllevará una sesión desastrosa e inútil.

Y esto sucede, pura y simplemente, porque en el tarot se está poniendo en juego la energía del consultante, sus pensamientos, sentimientos y realidades. A mí en ocasiones me han preguntado por cómo era la relación con una pareja como si aún estuviesen juntos y resulta que ya habían cortado un año y medio atrás. ¿Cómo se entiende eso? Evidentemente, mi opción no es dar espectáculo gratuito sino ayudar a los demás a que tomen sus decisiones. De esa forma, ni ayudo yo ni la persona puede recibir ayuda, simplemente confirmará una profecía autocumplida en la que ya estaba maquinando. Lo he dicho en muchas ocasiones y lo vuelvo a repetir aquí: no hay que tomarse el tarot de esta forma.

Por mi propia experiencia, cuanto mayor feedback hay entre tarotista y consultante, mejor fluyen las tiradas y mayor información puede extraer la persona que ha venido a la sesión para su crecimiento personal. Deshacer parte de la farándula que rodea a este mundo y que a veces generamos nosotros mismos puede ser sumamente útil.

Espero que os haya gustado esta entrada. ¡¡Nos vemos en la próxima!!





viernes, 11 de noviembre de 2016

La energía 11:11


Hoy es un día importante para aquellos que seguimos el calendario gregoriano, 11 de noviembre, o lo que es lo mismo, 11 del 11. Coinciden dos números maestros.

El número 11 supone una puerta hacia la conciencia crística, y es la posibilidad de apertura de portales y el cierre de otros. Es, en definitiva, una oportunidad para acercarse a la iluminación. La significación principal es que se cuenta con el apoyo del universo y de los seres de luz (ángeles, guías o como se les quiera llamar). De hecho, llama la atención observar que la suma de los cuatro unos (número maestro de inicia) nos dará un cuatro, que es el número de los ángeles o seres de luz.

El día de hoy puede resultar perturbador en algunos aspectos porque supone el despertar de nuevas energías. Sin embargo, es positivo tomar conciencia con nuestras partes buenas y malas, y es necesario optar entre lo material a secas y lo espiritual. El reto es trascender la dualidad que se nos presentará y llegar al 3, número de la Santa Trinidad (cuerpo, mente y espíritu) con el que podemos ser sabios y ayudar a los demás; suele ser el paso natural que dan muchos sanadores o maestros espirituales. Es también una oportunidad para acercarnos al vacío mental, que es nuestro estado ideal y que nuestro ego pretende siempre cambiar llenando nuestra mente de pensamientos (ya sean positivos, negativos o deseos).

Es normal asustarse y no entender qué está sucediendo porque esta energía ya se activó hace días. Es posible también que haya nervios e incertidumbre a lo que se abre. En todo caso, esta es una oportunidad para activarnos con la madre Tierra. Cuando sentimos miedo, somos consciente de nuestras limitaciones, pero este número nos avisa de que ya estamos cambiando y que hay un cambio dimensional en nosotros. Puede que estés en un momento de confusión en tu vida y, justamente, hayas oído hablar de este número hoy. Indudablemente, eso no es casual y tiene una razón de ser: tenías que escuchar el mensaje que te tiene que dar.
Si te esfuerzas por conocer el significado de este número e introducirte en él, observarás que el mensaje que se te transmite es que vas por el buen camino y que confíes porque todo va bien. Tu decisión es quedarte en tu zona de confort por el miedo o dar un paso hacia delante.

jueves, 10 de noviembre de 2016

Del tarotista y sus prejuicios

Hoy deseo hacer una reflexión sobre algo de lo que no está libre ningún profesional de ninguna disciplina, y evidentemente tampoco los que nos dedicamos al tarot: nuestros prejuicios.

En psicología se habla de puntos ciegos cuando una persona o el propio terapeuta no es capaz de tomar conciencia de sus propios prejuicios. Aunque a base de trabajo se puede ir reduciendo este elemento, siempre va a existir el riesgo de que nos veamos imbuidos por él. Y esto sucede también en videntes y canalizadores, por lo que un factor imprescindible es saber distinguir esta información, y es normal que al principio haya confusión al respecto. Aunque también es cierto que la gran mayoría de los canalizadores, al cabo del tiempo y de forma autodidacta o con ayudas, son capaces de discernir de forma nítida.

También a la hora de realizar una tirada de cartas el tarotista puede tener prejuicios y, aunque diga algo cierto, todos sabemos que existen muchas formas de presentar las cuestiones. De hecho, y por mi experiencia, puedo decir que la mayoría de las equivocaciones que cometemos los tarotistas vienen derivadas de esos prejuicios y de la información del entorno exterior. Otra cuestión sobre la que se suele errar mucho es el tiempo, pues suele ser algo relativo y condicionado. Por lo tanto, siempre es importante que el consultante tenga presente que, aunque va a un especialista, él ha de tener la capacidad de realizar su propio filtro.

Espero que esta entrada os haya gustado y que haya aclarado posibles dudas. Un saludo.






miércoles, 2 de noviembre de 2016

Sobre cómo un tarotista ha de actuar con el consultante

Deseo hacer una reflexión sobre cuál creo que tiene que ser la actitud de un tarotista y en general de cualquier persona dedicada al ámbito del desarrollo personal cuando se trata de atender a una persona que tiene dudas o que pide ayuda.

He hablado en muchas ocasiones de la necesidad de empoderar al consultante, pero creo que tan importante o más que ello es respetar su individualidad y capacidad de decisión propia. Si el consultante considera que la decisión que ha de tomar en su vida es la contraria de la que determina el tarot o cualquier tipo de disciplina de autoayuda, es su camino y no hay por qué juzgarla. La psicología ha estudiado este tema en un libro que aconsejo vivamente: "cuando digo no, me siento culpable", en el que habla de los derechos asertivos y del principal y del que derivan todos los demás, "ser nosotros nuestro último juez".

Desde un punto de vista de la espiritualidad, considero que todo el mundo tiene derecho, incluso, a equivocarse si con ello puede aprender en su camino de desarrollo personal, con lo que mi primer consejo es que se desconfíe de todo aquel que pinte las situaciones con tintes apocalípticos o de peligro para la persona, pues está cruzando una línea que tiene que ser sagrada: la del respeto personal.

Y otro elemento que deseo comentar es que, en estas disciplinas, se ha de actuar siempre desde el amor y la comprensión hacia el otro porque el objetivo es ayudar a crear personas libres y empoderadas.



martes, 25 de octubre de 2016

El ermitaño, o el momento de reflexionar

Hoy voy a hablar de un arcano con una fama un tanto injusta y que, sin embargo, nos ofrece la oportunidad de asentar situaciones en nuestra vida de una forma efectiva.

El ermitaño nos sugiere una persona anciana, sobre una tierra nevada y que porta una linterna encendida. En la escena parece que nuestro personaje está en quietud o reflexionando. La escena es oscura y, a simple vista, no es un arcano que proyecte sensaciones agradables o positivas.

Sin embargo, yo siento una querencia especial por este arcano porque lo que hace en nosotros es darnos un aviso de gran valía: es el momento de detenerse y reflexionar en nuestro interior para saber aquello que realmente deseamos, sea en nuestra vida en general o en algún proyecto en particular. A diferencia de otros arcanos como la luna que nos sugieren precaución, el ermitaño en principio no nos habla de ninguna situación de peligro, sino que nos invita a que optemos por ver qué es aquello que realmente deseamos, independientemente de que sea materializable y que pueda ser exitoso.

Para mí, también, es un arcano de sabiduría y que nos dice que necesitamos ser nosotros mismos sin pensar en los demás. En este sentido, siempre he visto una conexión entre el ermitaño del tarot Rider Waite y el filósofo cínico Diógenes de Sínope, el cual se paseaba por el ágora de Atenas con una linterna diciendo que buscaba hombres honestos. Por lo tanto, tenemos un mensaje potentísimo que, si lo deseamos, podemos utilizarlo a nuestro favor para reconectar con nuestra esencia, con nuestro ser superior.

Espero que os haya gustado este artículo. Un saludo.

sábado, 22 de octubre de 2016

El concepto de feminidad en el tarot

Hoy quiero compartir con vosotros un concepto que, para mí, da para mucho juego en el tarot: se trata de la idea de feminidad. Voy a hacer un esquema sucinto para que nos podamos hacer una idea.

Por supuesto, los conceptos en el tarot son evolutivos y, por lo tanto, la idea del rol de la mujer que tenemos hoy es muy diferente a la que había hace medio siglo. Este elemento es importante porque, lo que nos dice, es que habrá que prestar mucha atención al contexto antes de decir que una carta u otra es indudablemente masculina o femenina.

En los arcanos mayores tenemos dos cartas que se refieren explícitamente a mujeres: la sacerdotisa y la emperatriz. Los roles femeninos que muestran son diferentes, pues en el caso de la sacerdotisa hablaríamos de una energía femenina más bien pasiva y asociada a un rol de enseñante o consejera, no de mujer fértil o, en todo caso, con la que el consultante pueda tener una relación sexual; la emperatriz, en cambio, nos marca una energía más ejecutiva, de dirección, de mando y, sobre todo, nos habla de fertilidad en el sentido más amplio de la palabra (incluida la posibilidad de tener hijos). Los principales arquetipos femeninos de los arcanos mayores son esos y, como podemos observar, exponen energías contrapuestas.

En los arcanos menores tenemos las figuras de las reinas, complejas y poliédricas, aunque suelen tener caracteres asociados al elemento que representan (agua, fuego, aire, tierra) de manera que una reina de copas será una persona muy emocional, una reina de bastos será pasional, una reina de espadas será muy mental y una reina de oros estará apegada a lo material. De todas formas, tienen una carga menos potente que las figuras de los arcanos mayores de las que he hablado antes.

Un elemento a tener en cuenta es que, hoy en día, sería perfectamente posible que una mujer encarnase la fuerza de un arquetipo masculino (el Emperador o el Papa) y, por lo tanto, ahí hay un gran cambio cualitativo con respecto a la visión tradicional del tarot.

Espero que esta entrada os haya gustado. Un saludo.






lunes, 17 de octubre de 2016

El sincretismo del arcano del sol

Hoy me gustaría hacer una referencia al sincretismo que emana el arcano mayor del sol, pues supone uno de los mayores esfuerzos de integración histórica que hizo el tarot Rider Waite.

El arcano del sol parte de un esfuerzo de integrar la idea de la divinidad en ese astro de diferentes formas, siguiendo la estela que ya se establece en Mesopotomia, Egipto y Roma. Lo que no sabe tanta gente es que ese esfuerzo de integración se realiza también con el cristianismo y en el arcano lo podemos observar detenidamente.

En la Antigua Roma, el nacimiento del Sol Invictus (que durante el siglo III d.C. pasa a ser el dios único y principal del Imperio) se celebraba hasta el día 25 de diciembre, elemento lógico si tenemos en cuenta que el solsticio de invierno es pocos días antes y que, a partir de entonces, los días van a tener más horas de sol. "Casualmente", ese día coincide con la Navidad, es decir, con el día del nacimiento de Cristo, elemento que tiene una significación clara y que fue adoptado en tiempos de Constantino, pues la Biblia nada dice al respecto.

En la ilustración del arcano, detrás del sol, vemos un niño que viene con un caballo blanco portando un estandarte naranja, nos transmite una idea de vida y de nacimiento. De alguna manera, y dada la secuencia que tienen los últimos arcanos mayores del tarot, el Sol está representando la llegada del Hijo de Dios y su nacimiento, respaldado por toda la historia anterior de las religiones llamadas "paganas".

Por lo tanto, estamos ante un arcano potentísimo y de una vibración altamente positiva, máxime cuando se llega a entender el mensaje que transmite. Espero que les haya gustado la entrada.

martes, 11 de octubre de 2016

Las cartas de cambio

Voy a hablar de una tipología de arcanos mayores que denomino las cartas de cambio. Ello se debe a que, en esos cuatro arcanos, la energía nos lleva a un cambio en el statu quo anterior de forma inexorable.

Como parto de la base de que todo está generado directa o indirectamente por una realidad superior, lo que voy a hacer es analizar cómo se da este tipo de cambio en cada uno de estos arcanos que son El Carro, La Rueda de la Fortuna, La Muerte y La Torre.

El Carro es un cambio consciente y, por regla general, fruto de un proceso de reflexión previo. Es una fuerza que gobernamos nosotros de forma empoderada y, por lo tanto, es por lo general positivo. Suele representar el inicio de algo nuevo.

La Rueda de la Fortuna supone un cambio en el statu quo a mejor pero, a diferencia del Carro, el cambio que se da no suele ser tan consciente como en el primer caso y, por lo general, es inesperado. Evidentemente, tiene que haber existido una disposición previa para que se diese ese "golpe de suerte" que suele definir este arcano pero, a simple vista, no entenderemos el porqué. Es también un cambio que nosotros tendremos que saber sostener en el tiempo.

La Muerte es el fin de algo viejo, obsoleto y que tenía que terminar. Puede o no ser doloroso, dependiendo de la disposición de la persona, aunque sí es cierto que muchas veces nos aferramos a lo viejo por desconocimiento. También puede ser consciente o no y, en todo caso, es un fin necesario para el nacimiento de una nueva etapa en nuestra vida.

La Torre es, probablemente, la más perturbadora de las cartas de cambio. Es un fin inesperado, abrupto y del que, definitivamente, no somos conscientes. La consciencia la tomaremos después de que haya sucedido el derrumbe, que era la consecuencia de que no estábamos haciendo algo bien en nuestra vida y basta un pequeño empujón para que toda la estructura que había montada se desmorone.

Como podemos ver, hay cambios positivos y negativos, conscientes o inconscientes. Todo dependerá de cómo estemos afrontando la realidad en un determinado momento de nuestra vida, y como consecuencia de ello surgirá una carta diferente.


viernes, 7 de octubre de 2016

Los ases en los arcanos menores

En esta entrada voy a hacer una breve referencia al trabajo que se puede hacer desde los ases de los arcanos menores.

La energía de los ases es fuerte y, de alguna manera, representa la potencialidad en su máxima expresión de cada uno de los palos. En todos los casos se ve una relación entre la divinidad y no es casual que los primeros filósofos presocráticos buscasen el arché en alguno de los cuatro elementos.

Aunque no hay arcanos inequívocamente positivos o negativos, sí podemos decir que, en general, la energía de copas y la de oros suele ser más positiva que la de bastos o espadas. El as de copas nos habla, en general, de una situación de felicidad emocional y el as de oros nos habla de prosperidad material; en cambio, tanto el as de espadas como el as de bastos se pueden referir a impulsos o decisiones que se toman y que, en ocasiones, pueden resultar traumáticas (recordemos que las espadas nos hablan de la mente y los bastos de la energía sexual-creativa).

De todas formas, el contexto de la tirada es fundamental para ver cuál es el papel del as porque un as de espadas bien aspectado en una tirada positiva tiene un contexto positivo. La alquimia de los elementos es, al final, la que nos dará los resultados positivos o negativos sin olvidar, claro está, el papel de los arcanos mayores.

Espero que os haya gustado esta entrada. Un saludo.


lunes, 3 de octubre de 2016

Los cuatro palos de la baraja y su historia

Hoy voy a hablar un poco de los cuatro palos de la baraja que son los elementos en los que se basan los arcanos menores. Considero que, aunque no suelen tener la importancia de los mayores, sí nos pueden dar detalles complementarios a la hora de describir situaciones.

Como ya he comentado en alguna ocasión, las barajas de cartas son anteriores a las barajas del tarot, y ya tenían la particularidad de tener los cuatro palos actuales. La teoría más extendida es que estas cartas habrían venido de algún país árabe y que serían originarias de China dado el nombre que se les daba, naipes (del árabe ma´ib, prohibido). Espadas (entonces cimitarras), copas, bastos y oros son los cuatro palos que se utilizan. Su introducción en Europa empezaría en la ribera occidental del Mediterráneo a principios del siglo XIV (ya hay noticias de su existencia en Barcelona en 1310).

Hay dos diferencias entre los arcanos menores que se utilizan actualmente en las barajas más famosas de tarot (Marsella y Rider Waite, por ejemplo) y las cartas que se utilizan en la llamada baraja española. En primer lugar, en la baraja española no existen reinas, figura que sí contempla el tarot; en segundo lugar, en la baraja española no existe el diez, que sí existe en las barajas de tarot. Por tanto, nos encontramos con 56 arcanos menores por 48 cartas de la baraja española.

Otro aspecto a considerar, como elemento a tener en cuenta, es que cada palo de los arcanos menores representa un elemento y un área principal de la vida, clasificándose de esta forma:

Copas-Agua-Emociones.
Espadas-Aire-Mente.
Oros-Tierra-Dinero y posesiones materiales.
Bastos-Fuego-Energía sexual-creativa.

Por lo que nos resultan valiosos para ampliar conocimientos y ver cuál es el área preponderante de la persona en un determinado momento.

Espero que os haya gustado esta entrada. Un saludo.






viernes, 30 de septiembre de 2016

La estrella, o la esperanza en el porvenir

Hoy voy a hablar de uno de los arcanos mayores con una energía más positiva, el arcano de la estrella. Es difícil no sentir algo positivo cuando se ve esta carta bien aspectada.

La estrella en el tarot Rider Waite, representa una mujer desnuda de cabello rubio que vierte agua recogida previamente en vasijas (que, recordemos, representa las emociones) en un prado verde con una mano mientras que con la otra lo hace en un pequeño lago. La variación con respecto a Marsella es que en éste la mujer vierte el agua sobre el lago con las dos manos.

El agua representa nuestro mundo afectivo y emocional. El mensaje del tarot Rider Waite es que las emociones pueden fluir pero también pueden servir para generar algo nuevo, de ahí que se utilice el agua para fertilizar el campo. Otro elemento es que el arcano está presidido por ocho estrellas de ocho puntas, que simbolizan el infinito. Además, podemos observar que en un árbol hay una cigüeña (más claramente en Rider Waite que en Marsella), lo que en la cultura occidental significa anuncio de algo nuevo por venir.

La estrella es un arcano que nos habla de esperanzas, ilusión y expectativa en algo nuevo, elemento siempre necesario para emprender algún proyecto sea laboral, sentimental, académico o de otro tipo. En su aspecto negativo, aunque no es una energía muy poderosa, nos hablaría de falsas esperanzas o de ilusiones poco realistas.

Espero que os haya gustado esta entrada, un saludo a tod@s.


sábado, 24 de septiembre de 2016

Sobre el origen egipcio del tarot

Hoy quería reflexionar sobre una de las tesis que se han defendido de forma más vehemente cuando hablamos del origen del tarot y que defiende que tendría un origen egipcio. Ello se debe a determinados estudios que se realizaron en el siglo XVIII (Court de Gébelin, 1781); se pudo demostrar que había una correspondencia entre determinados jeroglíficos egipcios y la simbología de los arcanos del tarot.

Siempre he defendido que el origen del tarot hay que buscarlo en el Mediterráneo occidental y que para ello hay que irse al siglo XIV. Sin embargo, cuando descarto el origen egipcio del tarot me estoy refiriendo no tanto a una cuestión simbólica como, en cambio, a una cuestión tangible, pues las primeras referencias documentales y físicas sobre la existencia de juegos de cartas son de principios de ese siglo. Evidentemente, la existencia de burguesías comerciales en esa zona y de espacios de mayor libertad personal contribuyeron decisivamente a su difusión.

A mi entender, la aportación de la cultura del Antiguo Egipto al tarot es importantísima, pero no es ni mucho menos la única. Sí podemos decir que el saber que transmite el tarot se origina en el Antiguo Egipto, pero después se enriquece a través del pueblo judío y llega posteriormente a Europa, según la tradición esotérica, a través de los descendientes de Cristo (reyes merovingios) y los cátaros. Sí podemos ver, en efecto, un continuum filosófico de estos diferentes grupos, pues el más reciente dice ser sucesor del anterior (independientemente de que lo sea realmente). Es así como se construye el llamado saber iniciático que contiene el tarot y que se ha ido enriqueciendo y haciendo más complejo a través de los siglos a través de las aportaciones de cada cultura.

Ver el tarot como una herramienta de integración y no como patrimonio exclusivo de un determinado grupo o cultura es, para mí, la mejor forma de introducirse en este fascinante mundo y aprender de él.


lunes, 19 de septiembre de 2016

La energía que mueve el tarot

Hoy quiero hablar de un tema más "técnico" de los que trata el tarot; la energía que se mueve a la hora de barajar las cartas.

Es importante decir que, a mi modo de ver, cada tarotista tiene su método para conectar o generar realidad. Hay casos en los que baraja solo el tarotista, otros en los que da a barajar al consultante u otros casos en los que, aun barajando el tarotista, hace que el consultante corte la baraja y diga un número. Para mí todos son válidos siempre y cuando sirvan para el objetivo perseguido.

Como creo que el objetivo principal de una tirada de tarot no tiene que ser tanto predecir el futuro como dar unas bases para el presente, no entraré en esa cuestión. Sin embargo, sí creo importante decir que el tarot, como herramienta de autoconocimiento, puede ayudarnos a tomar conciencia de las claves que tenemos en nuestro interior para poder avanzar y tomar las mejores decisiones para nuestro desarrollo personal. De alguna manera, es como si se conectara con esa parte que existe en todos nosotros pero que, de alguna forma, no hemos desarrollado lo suficiente o no la escuchamos. Esa parte, llamada conciencia por unos, guías por otros, ángeles, la Fuente o, simplemente, Dios, es la que nos ayuda.

El conectar con esa parte suele resultar más fácil para unas personas que para otras, aunque yo soy un convencido de que todos somos capaces de hacerlo. El tarot sirve, en estos casos, para densificar los mensajes que se transmiten o canalizan. Ese es el secreto por el cual el tarot puede servir de ayuda para clarificar cuestiones que, a simple vista, no se perciben.

El tarot, bien utilizado, puede ser una herramienta muy poderosa de crecimiento. Solo se trata de entender su utilidad y saber qué es lo que le podemos pedir.



jueves, 15 de septiembre de 2016

Tarot de Marsella y tarot Rider Waite

En esta entrada voy a exponer, brevemente, las razones por las que yo he optado por utilizar el tarot Rider Waite frente al de Marsella, que es el más utilizado y popular.

El tarot de Marsella tiene un gran simbolismo y cae en detalles muy sutiles como la ubicación de la mirada de los personajes en los arcanos, el poder de los colores o, sin ir más lejos, determinados detalles muy sutiles que, hasta la reciente restauración que realizaron los Camoin con Alejandro Jodorowsky, se habían perdido. Por otra parte, aunque los arcanos menores parece que no digan nada de forma superficial, detalles tan pequeños como una hoja determinan el significado de cada uno de ellos, con lo que la potencia que transmiten es inmensa. A mí, personalmente, no me extraña que sea el más utilizado porque hay una filosofía muy profunda detrás de cada carta.

Sin embargo, yo desde que me introduje en el tarot me sentí atraído por el tarot Rider Waite. Realmente, he de decir que, al principio, lo que más me atraía era el hecho de que sus arcanos menores estaban ilustrados y, por lo tanto, facilitaban una interpretación más intuitiva de los mismos para el neófito. A lo largo del tiempo, sin embargo, también he sabido apreciar del tarot Rider Waite el hecho de que busca un mayor sincretismo simbólico, probablemente por el hecho de ser dos siglos posterior al de Marsella. Rider Waite incluye elementos egipcios, cristianos, judíos, paganos y masónicos y, bajo mi punto de vista, supone un avance hacia el ideal de integración del saber universal que ha de representar el tarot.

De todas formas, quiero dejar claro que el optar por una u otra baraja es una opción personal y que, lo más importante, es que sea el tarotista el que se sienta identificado con una u otra baraja, porque será su energía la que la haga mover.

domingo, 11 de septiembre de 2016

Los Enamorados, o la opción de elegir

Hoy hablaré de un arcano que se presta a bastante confusión, los enamorados. En primer lugar, es importante decir que la iconografía varía enormemente dependiendo del tipo de tarot y, por ejemplo, en el de Marsella es un hombre entre dos mujeres. Por otro lado, también es importante decir que, en función del tarot, el nombre cambia y podrá ser "los enamorados", "el enamorado" o "los dos caminos".

En el caso que nos ocupa, que es el del tarot Rider Waite, tenemos una representación de Adán y Eva en el relato mítico del Génesis. De alguna forma, aquí más que nunca se nos habla de una prueba o de la necesidad de elegir entre dos vías. A lo alto, un ángel ve la escena y vemos cómo la serpiente tienta a Eva para comer del árbol de la ciencia del bien y del mal. Es evidente que esta carta puede, en un determinado momento, hablarnos de amor, pero también lo es que, ante todo, nos habla de nuestra capacidad y responsabilidad para optar por distintas opciones a lo largo de nuestra existencia. Evidentemente, si optamos por la vía acertada para nosotros avanzaremos; si no, como en el juego de la oca, volveremos al paso anterior. En este caso, aunque la iconografía sea diferente, el significado en otros tarots como el de Marsella podría convalidarse.

La carta de los enamorados, pues, es ante todo un desafío para avanzar en nuestro proceso de crecimiento personal. Espero que este post haya resultado de vuestro agrado.




miércoles, 7 de septiembre de 2016

La magia del mago

Hoy voy a hacer una pequeña reseña del arcano del mago, con el que suele iniciarse el recorrido evolutivo del tarot.

A esta carta se le ha llamado de varias formas: mago, prestidigitador, alquimista o incluso, en un aspecto más negativo, trilero. El que tenga varios nombres ya da a entender que esta carta ha sido interpretada de diferentes formas dependiendo del tipo de tarot al que nos refiramos. En el tarot de Marsella el mago mira hacia un lado, mientras que en Rider Waite mira de frente.

El mago es, ante todo, potencia, y es una potencia bien aspectada. El mago tiene a su disposición los cuatro elementos (bastos, oros, espadas y copas) con los que poder llevar a cabo su cometido y, además, tiene la capacidad de saber combinarlos de forma conveniente. Este arcano suele estar representado por una persona joven y, en el caso del tarot Rider Waite, está coronado por el símbolo del infinito. En un aspecto negativo, podríamos hablar de indecisiones, dudas y, en todo caso, de un cierto estancamiento.

El mensaje sintético que podríamos extraer de este arcano es que somos capaces de llevar a cabo todo aquello que nos propongamos y que, por lo tanto, el éxito está de nuestra mano. Solo hemos de hacer aquello que sabemos.



jueves, 1 de septiembre de 2016

¿El loco está loco?

Hoy quiero hacer una reflexión sobre uno de los arcanos más conocidos y controvertidos de los arcanos mayores, el loco.

El loco no tiene número en el tarot de Marsella y lleva el cero en el tarot Rider Waite. Esto hay que entenderlo en base a que la energía del loco está implícita en cualquier momento de nuestra vida, incluso en las personas más metódicas y estables. Sin embargo, ¿cuál es su significado profundo?

Lo cierto es que el loco tiene las dos polaridades, aunque lo normal es que predomine la positiva. Con unas determinadas combinaciones, sí podría hablarnos de trastornos mentales o de depresión, pero muy raramente nos hablaría de "locura" sensu stricto, sobre todo porque, en ocasiones, trazar esa línea es complejo.

La polaridad más común, sin embargo, nos habla de una persona iconoclasta e incluso extravagante, que rompe con los condicionamientos y barreras externas de lo que supuestamente es "correcto". El loco planteado desde esta polaridad es, ante todo, un hombre muy sabio que sabe crear su propio camino sin dejarse influenciar por factores externos, de ahí que no sea casual que lleve pocas cosas consigo.

Al final, en todos los arcanos encontraremos polaridad positiva y negativa; en este caso, sin embargo, me gustaría remarcar que el loco es, ante todo, una oportunidad para volver a ser nosotros mismos.


lunes, 29 de agosto de 2016

Cómo plantear una sesión de tarot

Hoy voy a hablar de un tema que creo es fundamental para despejar muchas ideas erróneas que hay alrededor del tarot. Se trata de definir cómo tenemos que plantearnos como consultantes una sesión de tarot.

Si lo que buscamos es que nos digan el futuro y nosotros vamos a tomar una actitud pasiva ante lo que nos digan, creo que no vale la pena ni que vayamos. El tarot es, ante todo, un elemento que tiene que servir para nuestro propio conocimiento y para arrojar luz sobre aquellas decisiones que en un determinado momento tengamos que tomar en nuestra vida.

Una situación recurrente en los tarotistas, y que yo he vivido tanto como consultante como consultado, es que una persona pregunte con frecuencia repetitiva sobre una misma cuestión. El error es pensar que, porque te digan que algo va a ir bien en un futuro, tú no tienes que mover ninguna energía en tu vida; podrás tener un placebo transitorio por la satisfacción de saber lo que te va a suceder, pero al final tú vas a tener que realizar los cambios igualmente, y si tardas en hacerlos te encontrarás en una situación de estancamiento. Es esa la razón por la cual yo prefiero centrar las cosas en el aquí y ahora, porque considero que puede resultar más útil para el consultante.

También, y para finalizar, creo que lo mejor es hacer preguntas a medio plazo, más allá de obcecarnos en una situación concreta (amores o ex amores suelen ser recurrentes) y pensando en nuestro desarrollo personal más que en coyunturas puntuales. Si seguimos estas pautas, podemos sacar un buen provecho de la sesión.

viernes, 26 de agosto de 2016

Orígenes del tarot

En esta entrada voy a hablar (brevemente) de los posibles orígenes del tarot tal y como lo conocemos hoy.

Se dice que el tarot tiene varios posibles orígenes. Se habla de que provendría de Egipto (del legendario libro de Thot), de una reunión de sabios en Fez (Marruecos) que se habría realizado en el año 200 D.C. , de los cátaros o incluso de China a través de mercaderes árabes.

Bien, lamento decir que, a ese respecto, no puedo negar ninguna de las teorías que se exponen aquí. Lo que sí puedo señalar es que las primeras barajas de cartas aparecen en Europa a principios del siglo XIV y que lo hacen en el Mediterráneo occidental. Ya entonces existen los actuales cuatro palos de la baraja y estas tienen un nombre de origen árabe: naipes (de ma´ib).

Los primeros juegos de tarot propiamente dichos aparecen durante el siglo XV: el tarochino de Bolonia y el tarot Visconti-Sforza y, con algunas variaciones, ya hay una idea de los arcanos mayores similar a la actual. Es importante reseñar que, en un primer momento, no hay una delimitación clara entre el uso de la baraja con fines adivinatorios y con fines puramente lúdicos, con lo que es presumible que los naipes del siglo XIV quizás ya se utilizaban con esa función.

Más allá de que los tarots primigenios ya introducen elementos de otras culturas (el tarochi de Bolonia figuras árabes), lo que parece indudable es que hay una amalgama de elementos que lo convierten en algo fascinante y digno de estudio, independientemente de la creencia o no en sus cualidades adivinatorias o predictivas.

Espero que os haya gustado esta entrada. Iré actualizando el blog a medida que sea posible. Un saludo.

Presentación

Bienvenidos a mi blog. En él iré dando detalles sobre el mundo del tarot en general. Todas las opiniones y sugerencias desde el respeto son bien acogidas.