jueves, 29 de diciembre de 2016

La Torre como fin abrupto

Si hay un arcano que tenga una consideración mayoritariamente negativa, ese es el de la Torre. Aunque siempre he sostenido que no hay arcanos unívocamente positivos o negativos, sí es cierto que hay una energía perturbadora del statu quo.

Como ya expliqué en la entrada referida a las cartas de cambio, en la Torre tenemos una caída de algo que ya se estaba larvando pero que, de repente, eclosiona de forma violenta e inesperada. Una historia común que se me ocurre es la de matrimonios que han entrado en una fase de rutina y calma chicha durante años hasta que un día de repente, y de forma aparentemente "inexplicable", una de las personas pide el divorcio o marcha del domicilio conyugal sin que haya terceras personas. Lo que ha sucedido es que de forma silente se habían dado las condiciones para que ese corte brusco sucediese. La diferencia que podemos encontrar, pues, con la muerte, es que aquí también puede haber una finalización de algo viejo, pero sería vivido de forma diferente por cada uno de los cónyuges:

- Para el cónyuge que pide la separación, en este caso sí que se podría decir que el arcano que representa su momento vital es el de la muerte porque da un paso que para él ya era necesario.

- Pero para la otra persona, cuando todo iba aparentemente en calma, el arcano que representará esta situación será el de la torre, pues se desmoronará una estructura que preveía, no iba a desaparecer.

Como podemos ver, ante una misma situación, ambas personas la experimentarán desde diferentes arcanos mayores.

Quizás la principal diferencia que podemos advertir entre la ilustración del tarot Rider Waite y el de Marsella (además del nombre, en Marsella es "la casa de Dios") es que en el Rider Waite la destrucción se genera aparentemente por un factor externo (rayo) mientras que en el Marsella es interno; de todas formas, si entendemos la relación entre divinidad y cosmos, no nos costará ver que no es una diferencia sustancial.

Otra cuestión que tiene La Torre es que indica la necesidad de empezar de nuevo bajo pilares diferentes porque lo viejo ya no va a valer y habrá que reinventarse. Es curioso que incluso en las pocas acepciones positivas que tiene este arcano también se nos está hablando de un cambio de nuestro statu quo (como hogar).

Espero que os haya gustado esta entrada. ¡Nos vemos en la próxima!

domingo, 25 de diciembre de 2016

Agradecimiento


Como estamos en Navidad, he decidido utilizar el simbolismo de esta fecha para reflexionar sobre aquellas personas que nos ayudan en nuestro proceso de desarrollo personal.

En un primer momento tendemos a ver las cosas en blanco y negro porque las emociones (tanto positivas como negativas) nos ofuscan, y solo el tiempo y la experiencia nos ayuda a integrar las situaciones. Sin embargo, a estas alturas llego a la conclusión de que todo lo que me ha sucedido en la vida me ha servido para aprender y todas las personas que han pasado por ella han hecho la función de Maestros.

Maestros son mis seres queridos porque me dan su cariño y me enseñan la significación del bien, no solo como idea sino también como realidad conmensurable.

Pero Maestros también son aquellos seres que me han hecho daño porque me enseñan aquello que yo no deseo en mi vida, e incluso aquello que no deseo para mis semejantes.

Muchas veces, he pensado en mi vida que las malas experiencias no servían para nada más que sufrir; ¡¡cuán equivocado estaba!! Más allá del hecho de que la física cuántica ya demuestra que tenemos la capacidad de generar nuestra propia realidad, estas malas experiencias nos sirven para conocer la parte más bonita de nuestro ego, tan denostado por algunas corrientes de la espiritualidad, aquella que carece de dobleces y que tiene un conocimiento instintivo de aquello que le gusta y aquello que no.

La vida es un camino de aprendizaje con partes bonitas y otras que no lo son tanto, pero el cómo nosotros planteamos este recorrido es la clave para ser felices. Con lo que quiero dar las gracias de corazón a mis seres queridos y a aquellas personas que, sin serlo, me han enseñado lecciones de vida.

Bien, espero que esta entrada os haya gustado. ¡Felices Fiestas!


jueves, 22 de diciembre de 2016

Las Sagradas Escrituras y el tarot

Antes de hablar del tema que quiero tocar hoy, he de decir que la conclusión a la cual llegué parte de una interpretación intuitiva y que, en ningún caso, se desea ofender a nadie ni a ninguna creencia.

Más allá del origen iniciático del tarot y que parte de su filosofía se puede coger desde el Antiguo Egipto, el peso del cristianismo es enorme y decisivo para entender la configuración de los arcanos mayores, sobre todo en las barajas más antiguas.

Hoy voy a enumerar los diferentes arcanos mayores del tarot de Marsella que responden a iconografía claramente bíblica:

El Papa- Líder de la Iglesia Católica que, en sus orígenes, era un patriarca más.
El Diablo- Ángel caído en la iconografía cristiana.
La Maison Deux (La Torre en otros tarots)- La traducción sería "la Casa de Dios", y hace referencia al mito de la Caída.
El Sol- Hace referencia al nacimiento de Jesucristo, equivalente al festival del Sol Invictus en la Antigua Roma.
El Juicio- Ha referencia al momento del Juicio Final reflejado en la escatología cristiana.
El Mundo- Sería la llegada y estancia en el reino de los Cielos cristiano.

Como vemos, casi un tercio de los arcanos mayores responden claramente a iconografía judeocristiana, con lo que es muy difícil negar su influencia e importancia a la hora de descifrar claves del tarot. Además, el hecho de que las primeras barajas apareciesen en países de cultura católica refuerza mi tesis de que, en cualquier caso, el cristianismo aportó un bagaje muy importante a la hora de realizar las primeras barajas allá en los siglos XIV y XV.

Bien, espero que esta entrada os haya interesados. ¡Nos vemos en la próxima!





viernes, 16 de diciembre de 2016

Cómo entender la energía de la Luna

Me interesa hablar, en este post, de un arcano mayor que tiene muy mala fama y que considero que, en parte, se debe a que falta explicarlo mejor.

Cuando vemos la carta de la Luna, sea en el tarot de Marsella o en el Rider Waite, el mensaje primero que percibimos es de inquietud, de temas ocultos que emergen y, en cualquier caso, de zozobra. De todas formas, es importante anotar ambas cosas para desmitificarla.

1. En primer lugar, hay que tener en cuenta que la Luna siempre ha estado asociada a la parte femenina por temas como la menstruación (que sigue ese ciclo) y, probablemente, el hecho de haber vivido en sociedades de tipo patriarcal y masculino haya contribuido a que este arcano tenga mala fama.

2. En segundo lugar, este arcano, como todos los del tarot, tiene una serie de vertientes positivas que no se han tenido en cuenta y que voy a comentar.

El arcano de la Luna nos da un primer mensaje, que es el de tener precaución ante una situación que se nos presenta, trabajo o negocio que nos ofrecen, relaciones que iniciamos... porque lo que se nos transmite es que hay elementos ocultos que acabarán emergiendo. Por lo tanto, este arcano no supone ninguna condena sino que es una llamada de atención a que veamos las situaciones de forma más exhaustiva antes de tomar ninguna decisión. También nos habla de situaciones de tensión mental o angustia que está pasando una persona, tanto pasajeras como más alargadas en el tiempo (depresión).
Además , y si le buscamos vertientes positivas, puede hablarnos de un posible embarazo deseado o también de un trabajo nocturno que es lucrativo. Como siempre digo, no hay un solo arcano del tarot universalmente positivo o negativo.

Dentro del camino evolutivo del tarot, la Luna es el último aviso de precaución que nos encontramos ante cartas sucesivas que ya son claramente de triunfo, como el Sol, el Juicio Universal y el Mundo. Lo que nos dicen es que ya lo hemos hecho casi todo y que solo nos falta el último paso de integración entre nuestro ego y ser superior para probarnos a nosotros mismos que hemos entendido el significado de este viaje de evolución.

Espero que os haya gustado la entrada. Nos vemos. :)



lunes, 12 de diciembre de 2016

El Mundo como final de un camino

Hoy deseo hablar de un arcano mayor con el que se da por concluido el viaje evolutivo del tarot: El Mundo.

El Mundo supone que hemos llegado al final del principio del viaje que se plantea con El Mago, pues si bien este tiene las capacidades de integrar los cuatro elementos, en El Mundo ya se han integrado con un resultado satisfactorio (a través de las cuatro figuras del Tetramorfos, en las que cada uno representa un elemento) y de triunfo (véase el laurel que rodea a la mujer). La fuerza de la tradición cristiana en el tarot también se ve con evidencia en el hecho de que el personaje está en el cielo, que es la representación de la vida eterna en esta tradición religiosa. Por otra parte, si El Mago contaba con una vara mágica, la mujer de este arcano cuenta con dos.

Un enigma que se plantea muchas veces en el arcano del Mundo es el papel de la mujer, y en algunos casos se ha sugerido que representaría a María Magdalena. En todo caso, e independientemente de esa teoría, lo que sí es cierto es que los arcanos mayores del tarot tienden a ser complementarios y no ha de extrañar que, si al principio del viaje hay un hombre, al final haya una mujer. Esta noción de equilibrio y complementariedad entre las polaridades masculina y femenina la vemos en varios de los arcanos mayores, pues La Emperatriz se complementa con un Emperador, el Sumo Sacerdote con la Suma Sacerdotisa y arcanos como Los Enamorados o El Diablo cuentan con los personajes masculino y femenino representados. Otra teoría es que el personaje es en realidad andrógino dado que no se pueden ver sus genitales; sea como fuere, en ambos casos sería válida la interpretación que hago.

Otro elemento que quería concluir es que considero que El Mundo, hoy en día, hay que tomarlo como una carta de carácter más concreto y que se refiere a la culminación de algún aspecto de nuestras vidas porque, para bien o para mal, nuestra existencia es cada vez más compleja y, por lo tanto, vamos a tener más desafíos que afrontar, tanto en paralelo como sucesivos a través del tiempo.

Bien, espero que os haya gustado esta entrada, ¡¡Nos vemos en la próxima!!


sábado, 10 de diciembre de 2016

Tarot y evolución vital

Recuerdo haber comentado la cuestión del tarot como elemento de evolución vital. No obstante, en esta ocasión quiero comentarlo con un mayor detalle.

Recuerdo que, cuando yo empezaba a consultar a tarotistas, siempre preguntaba "'¿y al final está relación llegará a buen puerto?" y buscaba que me respondieran "sí" o "no". Solía pasar, también, que a medida que develaba cuestiones de esa relación o de mi vida las cosas evolucionaban de manera diferente y ese "sí" se acababa convirtiendo en un "no", y lo mismo se podría aplicar también en proyectos profesionales o personales.

Yo, honestamente, llegaba un momento (como la mayoría de las personas que consultan) que me planteé si me estaban engañando o si, simplemente, me estaban diciendo aquello que quería oír. Y, honestamente, esta es la reflexión que más me hizo dudar a la hora de entregarme a lo que, en el fondo, es mi vida. ¿Era el tarot una engañifa?

Realmente, solo al cabo del tiempo fui entendiendo alguna de las claves del tarot, como por ejemplo, el hecho de que nos refleje una energía que está dada en un momento determinado y que, en la inmensa mayoría de los casos, es susceptible de cambiar. Lo que sucedía es que yo, en muchas ocasiones, me agarraba a aquella predisposición positiva que me indicaba el tarotista (fuese el tema que fuese) y yo no movía ninguna energía para lograr mi objetivo, con lo que, al final, todo aquello se quedaba en el imaginario.

De ahí que, independientemente de la videncia a futuro, entendí que, quizás, el tarot había que plantearlo más como un mapa de evolución vital que como una cuestión que domine tu vida. Y vamos a utilizar para explicarlo algunos ejemplos asociados a los arcanos mayores:

Si, por ejemplo, el arcano que sale predominante es La Justicia, nos indicará un momento de equilibrio o formalización de situaciones (contractuales, legales, laborales, matrimoniales...). Ese será el mensaje que tendremos que entender.

Si el arcano que sale es El Ermitaño, nos indicará la necesidad de reflexionar antes de tomar un determinado rumbo en nuestra vida, pero nosotros somos libres de hacerlo o no.

Precisamente, mucha gente ha querido creer que Carl Gustav Jung era un ocultista (además de uno de los fundadores del psicoanálisis), pero realmente su mayor aportación fue la de develar que en cada arcano mayor del tarot podíamos localizar una determinada situación vital en el proceso de evolución humana. Eso tiene mucho interés porque demuestra que el tarot va más allá de lo que se considera como simple superstición, independientemente de si se cree o no en su carácter adivinatorio, puesto que trata arquetipos que están en el inconsciente colectivo de las personas, es decir, en lo más profundo de su psique.

Por lo tanto, si nosotros entendemos que cada arcano mayor es una oportunidad para entender en qué momento de nuestra vida estamos, tenemos una gran oportunidad de crecimiento personal y de empoderamiento. Por ejemplo, si tenemos en cuenta que nuestro camino empieza en el Mago y acaba en el Mundo, veremos que en determinados momentos estaremos en crecimiento, en estancamiento o en la necesidad de optar. Ser capaces de detectar eso es la clave para nosotros.

Cuesta mucho llegar a esta conclusión, pero una vez que llegué a ella, me reconcilié con el tarot y entendí cómo podía ayudar a otras personas.

Espero que os haya gustado esta entrada. ¡¡Os espero en la próxima!!





martes, 6 de diciembre de 2016

La fuerza como metáfora de la vida

Hoy quiero hablaros de un arcano que, en el tarot Rider Waite, está numerado como el 8, la fuerza. A mí, personalmente, es uno de los que menos me han llamado la atención y, sin embargo, tiene un mensaje poderosísimo que enviarnos.

La fuerza es una mujer bella vestida de blanco (lo cual simboliza pureza) que cuenta con la bendición del Espíritu Santo (representado por el infinito) y que tiene una capacidad curiosa: es capaz de amansar tan solo con la fuerza de las manos a un león. Lo que se nos está transmitiendo es que si conectamos con nuestra esencia divina tenemos todo a nuestro favor para dominar nuestros impulsos más negativos y que nos hacen daño, algo así como "la bestia que llevamos dentro". Es muy recurrente decir que, al final, se trata de conectar con unas capacidades que ya tenemos desde que nacimos pero que, por varias razones, no utilizamos.

Si nos vamos a un significado más profundo, lo que nos permite el arcano de la fuerza es que nuestro ego y nuestro ser más profundo (espíritu, conciencia, ser superior) vayan de la mano y que el primero se ponga al servicio del segundo, utilizando las capacidades de ambos según nos convenga, pero siempre desde una dirección consciente. Si se logra eso, la fuerza es un arcano con una capacidad de crear realidad y transformarla para bien impresionante y es usual ver esta energía en personas con capacidad de liderazgo o con un nivel de autosuficiencia personal alto (bien entendida).

Normalmente, cuando vemos ese arcano en negativo nos estamos refiriendo precisamente al conflicto no resuelto entre ego y ser profundo, porque el primero suele gobernar al segundo con consecuencias negativas para el consultante (nervios, ataques de ira, problemas en las relaciones con los demás...). En todo caso, lo que nos transmite en estos casos es la necesidad de realizar ese aprendizaje.

Espero que os haya gustado esta entrada. ¡¡Nos vemos en la próxima!!


jueves, 1 de diciembre de 2016

El tiempo en el tarot

En este caso quiero tratar uno de los temas más polémicos y que más cola traen cuando trabajamos con el tarot, el horizonte temporal.

En mi proceso personal, tengo que reconocer que esta ha sido una de las cuestiones que más frustración me han generado y que más me ha costado entender, por eso creo importante aclararlo para que aquellos que se quieran acercar a este mundo lo hagan desde una plena consciencia. Es lo mejor para que luego nadie se sienta engañado. Yo antes de echar las cartas también consultaba y sé que en muchas ocasiones buscamos respuestas lo más inmediatas posibles.

El tarot, para mí, tiene una perspectiva de crecimiento personal y, de la misma manera que el oráculo de Delfos en la Antigua Grecia no solía contestar "sí" o "no", creo que lo que más ayuda cuando se hace una tirada es que se dé una respuesta que ayude a que el consultante pueda replantear cómo afrontar situaciones que, en muchas ocasiones, son repetitivas y lo tienen bloqueado en un bucle temporal. De ahí que yo prefiera una visión evolutiva del tarot, más que meramente predictiva y considero que lo ideal es acercarse desde esa actitud. Quizás sea más valioso para ti saber por qué siempre estás en el mismo tipo de trabajo que no te satisface que saber si el jefe te tiene manía en este trabajo en concreto; lo segundo es coyuntural, pero lo primero es estructural y te da la oportunidad de cambiar el paradigma.

Sobre la cuestión concreta del tiempo, algo que suele suceder en muchas ocasiones es que, por H o por B, lo que decimos los tarotistas se demora y se demora, en ocasiones meses o incluso años. La pregunta es, ¿por qué sucede eso? Más allá de cuestiones a muy corto plazo en las que se suele acertar, el problema está en que muchas de las cuestiones que se preguntan son de índole estructural y dependen de la energía que puede mover el propio consultante, y aunque el destino acabará marcando una determinada situación, esta puede ser retrasada por esa energía que pone. Tengo que decir que este tipo de situaciones me las he encontrado muchas veces y por ello suelo remarcar lo relativo que es el tiempo en el tarot.

Espero que esta entrada os haya ayudado a solventar dudas. Un saludo.